Una mañana por Intramuros – La Filipinas española

Una mañana por Intramuros – La Filipinas española
¿Te resulta útil?

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Dos semanas en el país y por fin visitamos Manila city. Aquí es donde nació la ciudad, donde está la zona colonial española y cuna de los monumentos imprescindibles para cualquier visitante que se precie, Intramuros. Desde nuestra casa en Ortigas se tarda casi dos horas en coche (sí, estando en la misma ciudad; así de caótico es el tráfico por estos lares). Al ser domingo, nos llenamos de valor y decidimos usar el tren. Como imaginamos pudimos cogerlo sin problemas (entre semana, de tanta gente es prácticamente imposible) y por 60 céntimos, y en una hora, nos llevó al centro histórico de la capital filipina, en la parada Central Station.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Al salir del tren nos sorprendió que hubiera tanta pobreza a su alrededor. Desgraciadamente, no por la pobreza en sí, ya que hay bolsas enormes repartidas por toda la ciudad, si no porque estuviera en la zona más turística de la ciudad. De todas formas, la gente, como siempre en este país, muy agradables con nosotros e indicándonos (junto con los guardias repartidos por toda la ciudad) el camino a seguir. Y por fin, llegamos a nuestro destino Intramuros; la ciudad amurallada fundada por el español Legazpi en 1571.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_single_image image=”2644″ alignment=”center” border_color=”grey” img_link_target=”_self” img_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Al cruzar el muro nos dirigimos inmediatamente a la Iglesia de San Agustín. Esta iglesia es la más antigua de Filipinas, que data de 1607 y es el lugar donde se encuentra la tumba del fundador de la ciudad. Es uno de los pocos edificios de la época colonial española que ha sobrevivido a terremotos, tifones y guerras, debido a su diseño elíptico. Aquí fue donde los “últimos de Filipinas” redactaron la rendición de 1898 con las tropas americanas. Y cuando la ocupación japonesa, en la Segunda Guerra Mundial, sirvió como campo de prisioneros. Por si fuera poco, es la única Iglesia (de las siete que había en Intramuros)  que no fue arrasada en la Batalla de Manila.

[/vc_column_text][vc_column_text]

Al cruzar el muro nos dirigimos inmediatamente a la Iglesia de San Agustín. Esta iglesia es la más antigua de Filipinas, que data de 1607 y es el lugar donde se encuentra la tumba del fundador de la ciudad. Es uno de los pocos edificios de la época colonial española que ha sobrevivido a terremotos, tifones y guerras, debido a su diseño elíptico. Aquí fue donde los “últimos de Filipinas” redactaron la rendición de 1898 con las tropas americanas. Y cuando la ocupación japonesa, en la Segunda Guerra Mundial, sirvió como campo de prisioneros. Por si fuera poco, es la única Iglesia (de las siete que había en Intramuros)  que no fue arrasada en la Batalla de Manila.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_single_image image=”2646″ alignment=”center” border_color=”grey” img_link_target=”_self” img_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]A cinco minutos se encuentra el Memorare Manila, un monumento en una pequeña plaza que homenajea a los muertos de la nombrada Batalla de Manila, donde en escasas tres semanas se estima que murieron más de 100.000 personas (no, no hemos puesto ceros de más). Aquí nos sentamos un rato a leer un poco la historia y sobrecogernos con ella. Fue bastante impactante imaginarnos todo lo que teníamos a nuestro alrededor devastado por la guerra.

Tras pasar por diversos edificios coloniales, después de decirle a muchos “tricicleros” que preferíamos ir por nuestra cuenta (todos con una sonrisa y nada agobiantes) nos topamos con la plaza Roma con una estatua de Carlos IV dominándolo y con la Iglesia de Manila enfrente. La estatua es un homenaje al monarca español por haber traído el primer cargamento de vacuna contra la viruela al país. La Catedral, sin grandes ornamentos nos gustó enormemente, dentro de su sencillez tiene unas bonitas vidrieras y un gusto que la hace diferente a muchas de su estilo. Por cierto, queremos destacar que también ha sobrevivido a numerosos terremotos y tifones y que la versión actual es la octava que se hace (de 1958) desde su construcción en 1581.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_single_image image=”2647″ alignment=”center” border_color=”grey” img_link_target=”_self” img_size=”large”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Después nos dirigimos a Fort Santiago. La fortaleza colonial de Manila, a la orilla del río Pasig. Como todo en Intramuros, ha sido reconstruido una y otra vez por diversas causas, que si terremotos, que si tifones, que si guerras. Durante la Segunda Guerra Mundial quedó devastada y, poco a poco, la han ido reconstruyendo. La entrada son 75 pesos y vale muy mucho la pena visitarlo. Tiene un bonito parque muy bien decorado, y se pueden ver diferentes diligencias y baluartes que servían para defender a la ciudad de los invasores. Se pueden ver edificaciones semi derruidas donde se puede observar perfectamente las huellas dejadas por las balas y cañonazos de los ejércitos tanto filipinos, americano y japoneses. Un poco más al fondo veremos construcciones más antiguas, de la época colonial española, que parecen búnkeres y en donde ahora hay pequeñas Iglesias.

.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_single_image image=”2648″ alignment=”center” border_color=”grey” img_link_target=”_self” img_size=”large”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Después de una hora más o menos visitando Intramuros, nos entró el hambre y decidimos volver a nuestro nuevo barrio. Hicimos el camino a la inversa, Central Station hacia la estación EDSA y de allí otro tren hasta Ortigas. Debido a los más de treinta grados que había optamos por entrar al Megamall, centro comercial con 500.000  m², y comer en un japonés riquísimo a las cuatro de la tarde. Ahora nos vamos a la piscina de la casa y a descansar, que se presenta una semana interesante en esta ciudad llena de contrastes y de la que nos estamos adaptando sorprendentemente bien.

¿Creéis que los españoles hubiésemos sido capaces de reconstruir tantas veces los mismos edificios?

 

It’s more fun in the Philippines!

 

Miguel y Sonia[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Posts relacionados en Asia Filipinas

6 comentarios sobre “Una mañana por Intramuros – La Filipinas española

  • el 23/10/2016 a las 6:59 pm
    Permalink

    Hola, Sonia y Miguel.
    Buscando información de Filipinas, y más concretamente de Manila, he dado con vosotros.
    Creo que la información que publicáis es importante para los que pisaremos tierra filipina (llegaremos a Manila el 22 de noviembre y estaremos por allí hasta el 4 de diciembre)
    Dices que el tráfico es caótico, ya lo imaginaba, Una pregunta sería (por si estás informado al respecto): ¿hay posibilidades de alquilar unas motos pequeñas para visitar la ciudad y poder hacer unas excursiones relativamente cómodas? O, ¿contratar un taxi para unos días llegando a un acuerdo con el chofer?
    Si estás al tanto de estos temas te agradecería tu información.
    Tener a un compatriota informador es importantísimo en estos casos.
    Muchas gracias y espero seguir pidiéndote información.
    Un saludo desde Madrid.
    José María.

    Respuesta
    • el 17/12/2016 a las 4:38 am
      Permalink

      Hola Jose Maria!

      Estos meses nos han sido complicados, lamento haber contestado cuando ya te has ido de auqi de Manila.

      Habras podido comprobar que lo de alquilar una moto es desaconsejable por el trafico. Pero lo de contratar a alguien para que te vaya llevando por la ciudad, eso es hablarlo con cualquier taxista e ir probando.

      Un saludo!!

      Respuesta
  • el 02/04/2015 a las 11:35 pm
    Permalink

    ¡Qué despiste! ¡no he visto vuestra respuesta hasta hoy! =S pero sí, nos seguimos leyendo, ¡me viene bien recordar aquellas calles, aquel tumulto y ese país tan bello a través de otras palabras! ¡Un saludo y seguid disfrutando!

    Respuesta
    • el 08/04/2015 a las 2:59 am
      Permalink

      Muchas gracias! Nuestra tardanza se debe a que estuvimos de vacaciones en Malapascua por Semana Santa, en breves postearemos nuestras andanzas por allí. Si algún día vuelves a animarte a visitar Filipinas por aquí estaremos!

      Respuesta
  • el 20/03/2015 a las 4:27 pm
    Permalink

    Me encanta Intramuros, hay algo mágico al pasear por sus calles. Quizás sea un oasis pequeñito de orden dentro del caos que es Manila. Me parece impresionante el trabajo que hicieron para reconstruirlo después de la II Guerra Mundial. ¡Seguid disfrutando de Filipinas, hoy en día la echo tanto de menos…! os dejo un artículo que escribí sobre Manila, por si os apetece echarle un vistazo: http://www.albaluna.es/manila-la- ciudad-caordica/ ¡Un saludo viajero!

    Respuesta
    • el 22/03/2015 a las 9:00 am
      Permalink

      ¡Hola! La verdad es que tienes razón. Una de las cosas que más nos llamó la atención fue esa paz y tranquilidad, algo inimaginable viendo cómo es Manila jejej La verdad es que lo achacamos a que siempre fuimos en domingo pero ya vemos que no es por eso jeje.

      Aquí seguiremos, viviendo Manila y contando nuestras impresiones. Cada día nos va gustando más y nos sentimos como en casa, gracias sobre todo a sus gentes.

      Por cierto, nos gustó mucho tu post y la idea de mirar el presente y futuro de lo que nos une a los hispanohablantes.

      Nos seguimos leyendo.

      ¡Un saludo viajero! 🙂

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionado