Buceo en Malapascua: Primera experiencia

Buceo en Malapascua: Primera experiencia
¿Te resulta útil?

Todas las fotos del post sacadas de www.buceomalapascua.com

 

Próximamente escribiremos sobre nuestro viaje de semana santa a Malapascua, una isla paradisíaca al norte de la isla de Cebú, emplazamiento de la segunda ciudad de mayor importancia de Filipinas, de mismo nombre que la isla. Pero hoy queremos contarles nuestra primera experiencia haciendo buceo en dicha isla.

Una de las cosas por las que nos decidimos por ella es por su fama de ser uno de los mejores centros del mundo para bucear. Además de la posibilidad de ver a los tiburones zorro, único lugar donde hay casi un 100% de posibilidades de avistarlos. Para decir verdad, al ser nuestra primera incursión en el mundo del buceo pocas posibilidades teníamos de verlos (cuando nos saquemos el título volveremos, queremos verlos sí o sí).

Antes de llegar contactamos con Rubi por Facebook, uno de los encargados de Buceo Malapascua. Nos informó de los cursos y viendo en la web, al estar pocos días (y con más planes) nuestra única opción era el bautizo. Curso de iniciación para ver lo más básico del buceo pero eso sí, con una primera inmersión hasta 12 metros.

Al llegar a la isla fuimos en su búsqueda y lo encontramos. Charlamos con él y quedamos para el día siguiente. Todo empezaría a la una de la tarde. Ahí ya fue cuando empezaron los nervios, para relajarnos nos fuimos a la playita.

13:00 PM EMPIEZA LA CUENTA ATRÁS

Alli nos plantamos, puntuales para nuestra primera incursión en el mundo del buceo. Nos presentaron a los que iban a ser nuestros profesores; Ander y Óscar, éste último haciendo prácticas ya que se estaba sacando el título. Empezamos con Óscar de profe explicándonos lo básico del buceo, qué es cada cosa, comportamientos en el agua, qué hacer en caso de que entre agua en la máscara (¡que no gafas!) y demás consejos que nos ayudarían en nuestra primera incursión.

Al terminar, Ander nos indicó que era hora de partir al bote para la práctica. Nos dieron nuestros trajes, nos explicaron un poco más acerca de chalecos, bombas de oxígeno y demás equipo y nos metimos en el bote rumbo a Los Bambús, la zona que íbamos a explorar en nuestra primera incursión.

LLEGADA A LOS BAMBÚS EN BOTE, EMPEZAMOS LOS EJERCICIOS

Durante el trayecto estuvimos charlando y preguntando de todo un poco, ya los nervios florecían, pero los chistes y las risas con Ander y Óscar nos hacían relajarnos. Llegamos y ¡al agua!

Aquí vino lo más difícil. Empezamos a practicar en la orilla lo aprendido en la clase teórica. Con todo el equipo y las aletas parecíamos patos mareaos. Tenemos que darle las gracias a los dos por su paciencia, no conseguíamos hacer los ejercicios a la primera. No podíamos mantenernos quietos y nos íbamos con la marea. Al final, después de media hora más o menos pudimos conseguirlo (y practicar las señas de debajo del agua) y Ander dijo la frase mágica; ahora la inmersión. En ese momento no dijimos nada pero Sonia y yo nos miramos con cara de “estoy más que nerviosoooooo” pero ya no podíamos volver atrás así que: pa´ lante!

15:00 HORA CRÍTICA, AHORA SÍ QUE SÍ, ¡EMPIEZA LA INMERSIÓN!

Empezamos a sumergirnos y a mí me da un poco de agobio, me cuesta respirar, no sé si voy a aguantar, me ahogo….. pero a medida que nos metíamos para adentro nos dábamos cuenta que estaban pendientes de nosotros y a nuestro lado y empezamos a sentirnos seguros. Además, ya cogimos el tranquillo y nos encontrábamos más confiados.

Sin darnos cuenta (y como nos comentó Ander) ya no pensábamos en otra cosa que en ver el fondo marino y descubrir, descubrir otro mundo aparte. Los problemas, los miedos, las preocupaciones, España, Manila, el trabajo, el cansancio…TODO, absolutamente todo, se fue de nuestra mente. Una paz nos inundó por completo y solo estábamos nosotros y el mar.

Al final Sonia y yo nos íbamos a explorar por nuestra cuenta (aunque los dos profes SIEMPRE pendientes de nosotros para estar más seguros) y pudimos ver muchos tipos de peces de extraordinarios colores, corales, estrellas de mar, erizos y hasta la cabeza de un minitiburón un poco tieso.

Cuando Ander nos enseña que nos encontrábamos a 11,8 metros bajo el nivel del mar no nos lo podíamos creer. Estábamos tan agusto que lo habíamos conseguido sin esfuerzo. Después de casi una hora me estaba ya quedando sin oxígeno y empezamos a subir a la superficie.

VUELTA A LA PLAYA

Subimos al bote con una sensación de bienestar, de excitación y con unas ganas de repetir increíbles. Anonadados estábamos de lo que habíamos visto y sentido. Al llegar a la playa tocaba duchita de agua dulce y cómo no, terminar el test para probar lo que habíamos aprendido y lo más importante, una San Miguel en la arena blanca de la playa.

Estuvimos con Ander, Óscar y unos cuantos españoles más que estaban sacándose su título con Buceo Malapascua. Al final nos quedamos con Ander hasta la hora de cenar charlando sobre Filipinas, Malapascua, el buceo y un sinfín de cosas.

 

isla malapascua avión

CONCLUSIÓN

Aunque no pudimos ver al tiburón zorro sí que vimos varios corales que, para ser novatos nos sorprendieron, peces espectacular y demás pero creo que nos quedamos con la sensación de paz y libertad que te inunda cuando haces buceo. Es tu momento, dejas durante un rato todo, como si no existiera nada más y esa forma de desconectar nos encantó. No es que vayamos a repetir, es que en cuanto podamos nos sacamos el título.

PARA…

También queremos dar las gracias a Rubi por ser tan majo y ayudarnos desde antes de llegar a Malapascua y a Buceo Malapascua en general. Buen servicio, buen precio y buenas instalaciones y si además lo tuyo no es el inglés, las clases las tienes en tu idioma materno (es importante no tener ni una sola duda antes de sumergirte debajo del agua).

Y sobre todo, queremos darle las gracias a Ander y Óscar por ser unos profes tan buenos y unos tíos tan de puta madre (si me permiten la expresión). Una buena parte de nuestra increíble experiencia en el buceo es gracias a ellos. Más que monitores son amigos y eso es de agradecer, sobre todo si es la primera vez que buceas.

Ander, si lo lees, como te dijimos, volveremos así que antes o después nos veremos.

Óscar,  si al final decides seguir tu camino en el buceo serás un profe cojonudo y si te mudas por Asia no dudes en decírnoslo para seguir ampliando horizontes en el buceo.

Y a los tres, una lástima no haber podido despedirnos de ustedes, volvimos al día siguiente un par de veces pero no les encontramos…

Para todos. Si tienen una mínima oportunidad de hacer buceo no dejen pasarla, posiblemente quieran volver a repetir y repetir y repetir….

 

Un saludo ya todos!

Salamat! Sonia y Miguel

Posts relacionados en Asia Filipinas

3 comentarios sobre “Buceo en Malapascua: Primera experiencia

  • el 15/04/2015 a las 9:47 am
    Permalink

    Chicos! Muchas gracias por el post. Si que fue una pena no poder despedirnos pero, como bien comentas, os esperamos de vuelta! 1 gran abrazo

    Respuesta
    • el 15/04/2015 a las 11:58 am
      Permalink

      A ver si a la próxima podemos estar un tiempillo más largo por allí. Un fuerte abrazo a todos y seguid así!!!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionado